lunes, 10 de agosto de 2009

Divina misión en la tierra

Labor. Muchas deficiencias a las que el Estado no da respuesta en las comunidades son suplidas por las iglesias, en cuanto a educación, salud y ayuda a los más desvalidos.


El mensaje de Jesucristo llega a los ciudadanos no sólo en palabras. Las religiones lo transmiten, también, con hechos que aportan al desarrollo de las comunidades y favorecen la preservación de un clima de democracia y respeto de los derechos humanos.

Católicos, evangélicos, adventistas del séptimo día, testigos de Jehová y miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) desarrollan una amplia labor social con la que predican el mandato de Jesús, de “amar al prójimo como a sí mismo”.

La Iglesia Católica ha definido el estilo de vida de la mayoría de los dominicanos. Aunque en los últimos años una parte de su feligresía ha emigrado a religiones protestantes, más del 60 por ciento se rige por los valores y principios de esta doctrina.

Mediante las parroquias, establecidas en puntuales circunscripciones territoriales, los católicos organizan su trabajo pastoral.

“Son pocas las instituciones que tienen una cobertura tan completa. La iglesia está ligada a puntos de interés, por ejemplo las monjas y hombres consagrados dedicados a labores específicas. También, casas de cursillos, de retiro y de oración para convivencias o reforzamiento espiritual”, explica el sacerdote Luis Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil.

Además, dirigen institutos seculares, seminarios para formar sacerdotes, centros de formación y promoción para la vida ciudadana e internados para niños y mujeres.

Tanto los evangélicos como católicos regentean centros para ancianos, medios de comunicación social, universidades, colegios y escuelas primarias y secundarias que les permiten tener un contacto directo con la población y conocer sus precariedades.

“La iglesia no se comprende si no es con la comunidad. Hay una presencia de tipo religioso, espiritual, que va conformando la conducta en las personas, es decir, el estilo de vida que la iglesia asume del evangelio va conformando a la gente”, expresa Rosario.

En la lucha. Cuando se trata de tópicos que atentan con el respeto que las religiones consideran debe primar en la convivencia humana, su trabajo silente y productivo cobra voz para demostrar su espíritu imbatible.

Es así como en ocasiones de la vida nacional, donde la crisis económica, el deterioro de los servicios públicos es incontenible o en decisiones que van en contra de sus creencias, los feligreses han encabezado marchas y protestas para expresar sus puntos de vista y exigir respuestas de las autoridades.

Recientemente se ha visto cómo, prácticamente al unísono, las iglesias han coincidido en su posición de defensa de la vida, en contra del aborto. Y, específicamente la Iglesia Católica, se refirió con desaprobación al tema de la corrupción pública en el país.

A través de la Conferencia del Episcopado Dominicano, los líderes católicos elaboran cartas pastorales en la que transmiten un mensaje de fe y esperanza y, sobre todo, condenan los actos que violentan el bienestar y la seguridad social.

De igual forma, los evangélicos se han unido para protestar contra el narcotráfico y su inconformidad con la situación política del país. También dejan saber sus opiniones en determinadas circunstancias. Es costumbre que cada primero de enero en una actividad multitudinaria los pastores llamen al pueblo a reflexionar.

Los testigos de Jehová y mormones mantienen un perfil más bajo. Cumplen con las decisiones gubernamentales pero no organizan concentraciones para criticar acciones del Estado. “Seguimos el modelo de Jesús, de dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Jesús nunca motivó a sus discípulos a revelarse contra el sistema y como él es nuestro dechado eso mismo hacemos los testigos de Jehová”, dice Josué Féliz, a la vez que su homólogo Andrés Santiago afirma: “Nuestras creencias nos impulsan a respetar las creencias de los demás y no imponemos las nuestras”.

Educar es prioridad. Cada religión cumple un programa de formación académica y espiritual ajustado a su filosofía particular. Los testigos de Jehová dirigen la Escuela del Ministerio Teocrático, que desarrollan aptitudes para el éxito, en la que participan 50 mil personas en el país, seguidores y no seguidores de esta religión. También, miles de dominicanos han aprovechado su programa de alfabetización.

Realizan una obra evangelizadora de ir casa por casa para promover una vida feliz. Sus cursos bíblicos gratuitos los reciben actualmente 66 mil personas y se imparten en español, inglés, chino-mandarín, creole y lenguaje de signos.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días tiene un Fondo Perpetuo para la Educación que mantiene con donaciones. Más de diez mil estudiantes de carreras técnicas y universitarias se han beneficiado de ese fondo desde el 2001.

Su programa de ayuda humanitaria incluye la donación de sillas de ruedas, bombas de agua a comunidades rurales y un proyecto de oftalmología que favorece a escolares, a los que proveen gafas.

Fondos

Las donaciones mantienen las iglesias

Líderes de las iglesias católicas, evangélicas, testigos de Jehová, adventista y de la Iglesia de Jesucristo y de los santos de los últimos días aseguran que los recursos que manejan provienen de las donaciones que reciben de sus feligreses tanto nacionales como extranjeros y hasta de personas que aunque no pertenecen a sus filas, confían en el trabajo que realizan.

Los evangélicos, adventistas y mormones aportan a sus iglesias el diezmo (la décima parte de sus salarios).

Para programas específicos, como el plan de la Pastoral Juvenil (en la iglesia católica) y la dirección de hogares de niños huérfanos y ancianos, bajo previa solicitud, el gobierno otorga una cuota.

A excepción de los mormones y los testigos de Jehová, las demás iglesias reciben exención de impuestos por parte del Estado.

Testigos de Jehová. 31 mil miembros activos se reúnen en las 406 comunidades establecidas en el país. El 25 de septiembre de 1949 celebraron su primera Asamblea en la provincia Santiago y bautizaron a sus primeros seguidores.

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Tras vivir en el extranjero, una pareja dominicana trajo esta religión a Santo Domingo en 1978. Hoy cuentan con 119 mil miembros que se reúnen en 174 edificios propios.

Evangélicos. Se estima que el 15 por ciento de la población dominicana profesa esta religión, que cuenta con casi tres mil iglesias. Los líderes pastores se forman en un programa de estudios teológicos en tres años.

Católicos. Entre el Estado y la Iglesia Católica existe un marco legal denominado Concordato, un acuerdo entre la iglesia y la santa sede, que es bastante significativo. Fue suscrito el 16 junio de 1954.

Opiniones

Luis Rosario
Sacerdote católico

“La iglesia tiene un contacto directo con la comunidad, va construyendo con la gente un concepto de la vida que naturalmente se distancia de lo que son las trivialidades cotidianas y procura que los problemas sean visto desde un ángulo diferente. La iglesia tiene su criterio de ver la vida”.

Félix Hernández
Pastor evangélico

“La iglesia y el Estado para mí deben estar divididos. Nunca ha quedado bien esa unión. Nosotros votamos, hay problemas sociales que podemos denunciar pero no opinamos en situaciones puramente políticas. Procuramos que la educación sea de calidad porque pensamos que un país no puede desarrollarse si no tiene buena educación”

Rafael Gutiérrez
Consejero mormón

“Observamos el acontecer político pero solo nos involucramos cuando tiene que ver con que afecte los principios que defendemos y cuando afecta la libertad religiosa. Nos involucramos no por política sino por asuntos morales. Invitamos a nuestros miembros a que se sientan libres de participar en la acción política y en las actividades cívicas”.

Josué Féliz
Anciano testigo de Jehová

“No estamos ni a favor ni en contra del Estado, nuestra postura es neutral cuando surgen temas polémicos. Cada gobierno tiene la facultad de determinar lo que ha de hacer con su sociedad, nosotros somos respetuosos. Nosotros estamos comprometidos con el gobierno de Dios y seria desleal apoyar el terrenal, por eso no votamos”.

Publicado en El Caribe

4 comentarios:

Mary Esther dijo...

Holaaaaaaaaaaa, jeje, no me avisaste que salía. Me gustó mucho, la información está muy completa, besossssssssssss

Felivia dijo...

Amigocha! Muchas gracias :)

Un abrazote!

Osvaldovier dijo...

Exelente post, realmente bueno.

Felivia dijo...

Gracias por la visita, Osvaldovier.

Un saludo!