martes, 4 de agosto de 2009

Vaivén

Suavecito,
el viento de enero mueve mi cortina azul.
El soplo tenue y delicado
evoca tus besos de invierno.
Rememora tus cálidos labios,
chimeneas que consumen fríos.

Camino a la ventana, para mirar al horizonte.
Imagino vehemente que tu figura aparece.
Y como deseo concedido,
parece que te asomas jugando con la brisa

Pero es sólo un reflejo de mi pretensión ilusa,
que ansía que estés al ladito mío.
Que te acerques despacito, suavecito,
como el viento que remueve mi cortina azul.



Foto: www.flickr.com

5 comentarios:

wilfredotejeda dijo...

Aun asi…

Aunque mis manos no te toquen
Mis ojos no te vean
Mis labios no te besen
Mis voces no te alcancen
Estas cerca de mí

Cual brisa que se escapa quiero llegar a ti
Poder tenerte cerca
Poder sentir tu piel
Poder soñar contigo
Poder llenar tu ser

Romper este silencio que me hace enloquecer
Llevarte de la mano para jamás volver
A sitios que tan solo el amor puede ver
Mis ojos y tus ojos
Mis labios y tu piel
Mis besos y tus besos
Mi alma con tu ser.

wilfredotejeda dijo...

Que casualidad, acabas de publicar tu vaivan y precisamente en ese momento he terninado de escribir esta palabras con poco sentido parecidas a poesia, a proposito de leer algo tuyo, y te lo envio....

casualidad justo al mismo tiempo..

Adios.

Felivia dijo...

Heeyy! Está precioso tu poema, Wilfredo!!!
Muy tierno.
Sigue escribiendo, tienes una pluma que encanta :)

Un abrazo muy fuerte!

Migueloski dijo...

El viento me da, me lleva el sombrero, me atolondra el pelo y me hace pensar, que tu para mi eres un consuelo, eso es lo que quiero.....larirara...!

Felivia dijo...

Salsaaa! Siii :)

Un saludo para ti, Migueloski.