lunes, 12 de abril de 2010

Sorpresa en Helsinki

A pocos minutos de estar en Helsinki, Finladia, me di cuenta lo silenciosa que es esta ciudad. Eso, sumado al intenso frío seco, que aún en primavera coquetea con cero grados, me sirvieron para dudar que encontraría algún dominicano con residencia fija en esta nación.
Una semana después de mi estancia aqui he comprobado que mis suposición no es más que pura falsedad. De compras en una de las tiendas más famosas de aqui, Marimekko, he preguntado a una señora el precio de un producto. Yo hablé en inglés, pero ella solo conoce el español y el finés. Entonces me pregunta: "Lo siento, habla usted español?". Yo le respondí feliz de la vida que sí y que estaba súper emocionada de encontrar a alguien que entendiera mi idioma. Bueno, entre chercha y chercha le pregunto que de donde es, pues sus facciones me resultaban familiares. Cuando me dijo que era dominicana ya se imaginarán la bulla que hice y que ella me coreó cuando le afirmé que somos paisanas.

Mónica tiene 15 años viviendo en Helsinki. Se casó con un finés y procreó tres hijos. Se conocieron en Boca Chica, en un hotel donde ambos trabajaban.
Le pregunté cómo ha sido su adaptación a este pais, me dice que ha sido todo muy bien. Resalta que Finlandia es un pais muy seguro y que eso le agrada bastante.
"Pero como aguantas estos largos inviernos tan frios!", insistí. Se rie, reconoce que al principio fue difícil pero que la calidad de vida que tiene en ese país la hacen sentirse muy a gusto.
Me cuenta que es muy raro encontrar dominicanos aqui, que son poquísimos.
Ella dice que aprender el idioma no ha sido fácil, pero habla finés con fluidez. Es súper simpática. Hemos quedado de acuerdo en que tenemos una cita pendiente para que me cuente más de su experiencia en la región escandinava.
Los dominicanos estamos en todos lados. Ya creo que no hay quien se salve de nosotros.
Ni se imaginan la alegría que es encontrarse con paisanos en el extranjero. Es como un respiro. Indescriptible.

5 comentarios: