sábado, 6 de junio de 2009

Salas virtuales especiales

Accesibilidad. Modernos programas permiten que personas con discapacidad puedan usar la computadora en centros especiales de capacitación tecnológica que Indotel instala en varias instituciones.


Fotos: Carlos Mejía

Ángel Taveras escucha los programas de la computadora. A su lado, Yuvianna la ve y la lee. Cada uno tiene una discapacidad diferente pero la misma posibilidad de adentrarse en el mar de la información y la comunicación en las salas virtuales que ha habilitado en varias provincias el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel).

Yuvianna Rodríguez, de nueve años, es sordomuda. Su desenvolvimiento al manejar el ratón (mouse) para abrir y cerrar páginas web no delatan que apenas hace dos semanas que por primera vez tuvo contacto con un ordenador.

Es inquieta. Abre la carpeta de la enciclopedia Encarta para, sin mucho interés, ponerse a leer un documento sobre los seres vivos. Pronto deja el texto a un lado y prefiere vestir muñecas con sólo clicar los vestidos.

Luis José Arroyo, con igual discapacidad y de diez años, es más paciente. Cuando no entiende algo solicita la ayuda de Jeimy Ureña, la asistente en la Sala virtual de la Escuela de Sordomudos de Moca.

Este centro, que lleva diez años a medio construir, aún tiene piso de cemento, le faltan ventanas, pero no computadoras con sistemas especiales que facilitan el acceso a la web a personas con alguna discapacidad físico-motora, ciegas o sordomudas.

Ayer, Ángel Gaspar Taveras, de 35 años, ocupaba uno de esos diez ordenadores. Su ceguera congénita no le impide manejar el teclado o descifrar lo que presenta el monitor. El programa Jaws que instala la Fundación Dominicana de Ciegos en estos centros le ayuda en su búsqueda cibernética mediante una voz que le menciona cada cambio en el monitor.

Todos en la escuela celebran el proyecto “Inclusión de personas con discapacidad en las TIC” (Tecnologías de Información y Comunicación) que Indotel pretende extender estratégicamente en todo el país. Hasta ahora se han establecido diez centros repartidos en las provincias Santo Domingo, Duarte, San Pedro de Macorís, Azua, Espaillat, San Cristóbal, Santiago y La Romana.

“Es una motivación para que asistan más niños a la escuela. Además, nos sirve para capacitar a los jóvenes en el área de informática y lograr su inserción en esa área laboral”, apunta Florentina Rosario, directora de la Escuela de Sordomudos de Moca.

En estas salas digitales el servicio es gratuito y abierto a todas las personas con discapacidad. Cuenta con la asistencia de técnicos que ofrecen capacitación a quienes por primera vez usan los programas. Muchos de esos formadores son personas con discapacidad.

En la Escuela Nacional de Sordomudos, en Santo Domingo, también hay una sala que beneficia directamente a sus 440 estudiantes. Emilia Ballesteros, de 18 años, una de las alumnas, se confiesa amante de la navegación por Internet. Valora como positivo esas instalaciones “porque le permite estar en contacto con todo el mundo”.

La directora de ese centro educativo, Yanet Francisco, señala que el proyecto ha despertado en algunos, como Darling Trinidad, de 21 años, el interés por aprender más sobre tecnologías para llegar a ser profesor.


En la sala virtual de la Escuela de Sordomudos de Moca

Detalles

Composición de los centros

Las salas que instala Indotel constan de 10 computadoras, programas especiales (Jaws, Once-Mega –para personas con baja visión- y Click–N–Type -teclado virtual para personas con dificultad motora-), impresora láser, scanner, audífonos, inversor, baterías, abanicos, rampas de acceso, mobiliario y sillas, adaptados a las necesidades especiales de los usuarios.

El proyecto se desarrolla en conjunto con el Consejo Nacional de Discapacidad (Conadis) y la Fundación Dominicana de Ciegos (Fudci).

El programa Jaws incluye un lector de pantalla que permite a los usuarios con discapacidad visual escuchar todo lo que ocurre en el monitor. Además, tiene aplicaciones que prescinden del uso del ratón y permiten el acceso a las más complejas aplicaciones, incluyendo el acceso a páginas que incluyen cuadros y texto.

De mis publicaciones en El Caribe

2 comentarios:

Mary Esther dijo...

me alegro que puedan disfrutar de las nuevas tecnologías a pesar de sus discapacidades, así pueden lograr una mejor integración

Felivia dijo...

Cuando me asignaron el tema, estaba ansiosa por conocer cómo era que un ciego podía usar la computadora. Me sorprendió ver lo bien que personas con esa discapacidad tienen un desenvolvimiento y un manejo del teclado, del programa Jaws. Qué bueno que ellos también pueden disfrutar de las nuevas tecnologías.
Me gustó mucho hacer este reportaje!
Un abrazo para ti, Mary Esther ;)