martes, 5 de enero de 2010

Mi agenda para el 2010


A medida que pasan los años acrecienta mi deseo de vivir y disfrutar. Lo que dicen por ahí es cierto, el tiempo es un gran maestro. Se suman los días y uno va entendiendo que nuestra estancia en la tierra es tan corta. Empezamos a valorar las cosas intangibles y a aprovechar todo al máximo.
A veces olvidamos que no somos eternos. Desaprovechamos horas preciosas con preocupaciones superfluas, aferrándonos a episodios del pasado, obviando el presente, olvidando que hay un fututo.
Esta noche encendí mi ordenador con la intención de escribir para mí, y motivarlos a ustedes a planificar, los propósitos de este nuevo año.
Sin embargo, no sé si decirles que preparen su lista o que mejor se dispongan a recibir lo que el viento les trae. Pues, revisando listas anteriores, he visto que una buena parte de los propósitos se quedan sin tachar. Pero, también noto que he celebrado muchos éxitos que no estaban dentro de la lista.
Creo que lo mejor es hacer planteamientos que podamos cumplir. Es seguro que una vida sin propósitos no tiene sentido.
Por lo pronto, les adelanto que mi objetivo de este año será vivir. Me propongo no aplazar la cita para compartir con mis amigas, para festejar, para divertirme.
Reinventarme será mi norte. Salir un día a la playa sólo para relajarme. Nada de preguntar quién desea ir conmigo o ponerme a preparar un gran equipaje para serenarme con las olas del mar. Que el agua salada bañe mis pies y, si me apeteciera, que empape mi cuerpo entero.
Dejar a un lado las rutinas. Iré a la pastelería a comprarme un bizcocho un martes. Embarrar mis dedos de suspiro y saborear su dulzura con los ojos cerrados. ¿Por qué esperar a que sea mi cumpleaños?
No guardar prendas para “ocasiones especiales”. Y sobre esto, empecé a tomar medidas. Ya desempolvé mis zapatos dorados que compré en Mary Paz durante las rebajas de verano de 2008. Casi dos años después de adquirirlos sólo me los he puesto ¡dos veces! Unos zapatos tan hermosos… ¿Para qué esperar una fiesta que aún no se ha planeado?
Leer más y aprender de todo. Quiero aprender italiano. Hay tanto que saber, lugares y personas que conocer… No estaré quieta esperando a que otros descubran por mí. Quiero integrarme al grupo que expone resultados no al que espera a que se las lleven.
Viajar. “Soy de todas partes y a todas partes voy”, una frase del cubano José Martí que hago mía. Me encanta conocer otras culturas y diversos puntos de vista.
Bailar hasta que me duelan los pies. Como dice Isabel Allende en su libro La Isla Bajo el mar: “Baila, baila, Zarité, porque esclavo que baila es libre… mientras baila”. Las ocupaciones del día a día nos apresan pero este año me regalaré momentos largos de libertad a ritmo de merengue.
Amar. Abrir mi corazón al amor que llega repentino, que te sorprende mientras estas de pie en un estacionamiento, que te llega en una conversación con un desconocido… ese amor que te enamora con llamadas mañaneras y nocturnas para saber cómo estás. Que te escribe poemas que tu existencia le inspira.
Expresar afecto. ¿Para qué silenciar un “te quiero” si así lo sientes? No sabemos la vida que podemos cambiar con tan solo manifestar el cariño que sentimos.
Agradecer a Dios las bendiciones recibidas.
Quejarme menos en el trabajo. No tengo el trabajo perfecto pero estoy segura de que me encuentro en el camino que me llevará a él. El trabajo es una bendición. El que está ocioso es vulnerable a caer en malos vicios. Con mucho tiempo libre podría caer en la locura, asi que gracias a Dios por mantenerme en actividad.
Tomaré iniciativas. Que nadie haga por mi. ¿Por qué esperar a que otro me indique? ¿Dónde he dejado mi creatividad? La felicidad, mi éxito, los capìtulos de mi vida depende de cómo yo los escriba.
Decir No. Fuera las presiones, rechazo las imposiciones.
Retomar metas que quedaron incumplidas. Quiero aprender a conducir, por fin. Y obtener mi licencia de conducir –de lo contrario, está un poco complicado salir a la playa un dia cualquiera para relajarme jejeje ;)-
Dar y compartir. Hay un montón de cosas en mi clóset que lo único que hacen es ocupar espacio. A la hora que lo necesitas, no recuerdas que lo tienes o no aparece. Vamos a recoger y a dar.

Y tú ¿Qué te propones para este año?

Foto: Danny Polanco

4 comentarios:

Kenia Gonzalez dijo...

Al parecer estamos en sintonía, justo ayer escribi tambien sobre las metas para este nuevo año. Sin lugar a dudas, como bien dices, este es un año donde debemos proponernos ser felices, ser auténticos, amar la libertad y cada una de las cosas que hay en ella y que nos trae la vida.
Sabes que soy fiel seguidora y admiradora de lo que escribes.

ahhhhh, y ojala que cumplas lo de no posponer citas con tus amigas, jajaja.

un abrazote mai!!!

Mary Esther dijo...

muy buenas tus metas, espero que las cumplas, creo que en la uasd dan clases de italiano piú bella

Felivia dijo...

Mi querida Kenia,
También te sigo. Disfuto mucho de tu don para escribir.

Mana, te harè la visita pronto jajajá
Ay Dios mío, qué cosa!!

Un abrazote :)

Felivia dijo...

Mary!!! Hoolaaa :)
Pondré todo mi empeño para cumplir mi agenda. La deposito en manos de Dios, pues con su ayuda, todo es posible. Espero al final de este año sonreir satisfecha de la cosecha obtenida.
Que tengas un 2010 maravilloso.

Un abrazo grande!!