sábado, 2 de enero de 2010

Los reyes llegan por correo

Esperanza. El Inposdom realizó la campaña "El correo dominicano ayuda a los Reyes Magos", a la que respondieron más de tres mil chicos que expresaron lo que desean recibir el seis de enero. Quien se anime a hacer realidad el sueño de un niño puede apadrinar alguna carta y mantener viva la magia de esta fecha.


Foto: Nehemías Alvino

“Queridos Reyes Magos: espero que se encuentren bien. Quiero pedirles una bicicleta para ir a la escuela, porque me queda muy lejos. También, una mochila y mascotas para estudiar y ser alguien en la vida, como lo son ustedes. Los admiro mucho”.

La pequeña Nadia apretaba el lápiz con ilusión para escribirles esta carta a Melchor, Gaspar y Baltasar. Desde Las Guáranas, provincia Duarte, envió su misiva a través del Instituto Postal Dominicano (Inposdom).

En las oficinas de Santo Domingo un grupo de “ayudantes de los Reyes Magos” leía la petición de Nadia junto a otras tres mil cartas más, que llegaron de todas partes del país.

“Queridos Reyes Magos, quiero una nevera para que mi mamá guarde los jugos, los alimentos y mi merienda de la escuela, que se me daña todos los días porque no tenemos donde ponerla”, dice Melizabeth Castillo, de 8 años. La carta llegó desde Villa Mella. Era la mitad de un papel que arrancó a su cuaderno. Su ortografía de alumna de primaria no redactó correctamente algunas palabras, pero dejó claramente expresado su deseo, que nada tuvo que ver con el pedido de juguetes que es tradición para esta fecha.

Algunos acompañaban sus líneas con dibujos de arbolitos navideños o corazones rojos. La influencia foránea era evidente en una gran parte, cuyos remitentes prefirieron dedicarlas a Santa Claus o Papá Noel en vez de los tres magníficos de Oriente.

Los encargos van desde un teléfono Blackberry, una laptop, un carro Ferrari o Porsche, hasta un juguete tan simple como una muñeca, o “una camita pequeña”. Este último, la aspiración de una niña que duerme con sus dos hermanitas, una de ellas se hace “pipí”, y ella ya no quiere estar en esa situación.

La mayoría se recibió de la región Norte, la provincia Santo Domingo y el Distrito Nacional. Desde los lugares más humildes hasta los más encumbrados, los niños manifestaron sus deseos.

Es notable que las misivas que provienen de comunidades muy pobres son las que expresan los regalos más modestos. “Quiero que me regales lo que quieras”, escribió una niña de Jimaní.

Hay pedidos tan conmovedores como el de una niña que aboga por la vida de su papá. “Sólo te pido que le regales un riñón a mi papi, que tanto lo necesita, para que pueda verme crecer”.

Otro niño pidió que le concedieran una familia para ser feliz. El Inposdom confirmó que el pequeño es huérfano y ha vivido inestablemente en casas de varios familiares.

Esos casos están agrupados en una carpeta con el título de “especiales” en la oficina del director de Inposdom, Modesto Guzmán, para buscarle alguna solución. “La campaña ha superado nuestras expectativas. Invito a todos a que se animen a apadrinar una de esas cartas”, dijo Guzmán.

Ser Rey mago por un día

La labor del Inposdom es ser un mediador entre los deseos de los niños y las personas que puedan conceder esa petición, explica Rafael Salcedo, subdirector de esa entidad y encargado de la campaña.

“Nosotros no recibimos dinero, sino que entregamos una carta a quien desea cooperar para que ellos mismos lleven el juguete al niño”, afirma.

Soledad Séliman, Wilma Báez y Juana Santana también integran la comisión que lee las cartas, a la que se ha unido voluntariamente más de una docena de empleados del Inposdom.

La campaña cerró. La meta ahora es encontrar quien quiere ser Rey Mago por un día, apadrinando una de esas misivas. Inposdom entregará los regalos de los pequeños que apadrinó el 7 de enero.

“Todos podemos ayudar a mantener la esperanza en estos niños”, dice Séliman. Esta campaña fue ideada por María A. Rojas en Chile.

Publicado en El Caribe

2 comentarios:

Mary Esther dijo...

al fin hicieron algo

Felivia dijo...

Así es, Mary.
Bonita iniciativa del Inposdom.